ITINERARIO POR ETAPAS

SEMINARIO MENOR
Objetivo: El adolescente con indicios de vocación al sacerdocio ministerial recibe los elementos de formación humana, espiritual, intelectual y apostólica en un proceso de acompañamiento y discernimiento vocacional, para responder libremente al llamado de Dios (Cfr. NBFSM 51).

MOMENTO FORMATIVO

META

ORIENTACIÓN GENERAL DE LA DIM. ACADÉMICA

ORIENTACIÓN GENERAL DE LA DIM. APOSTÓLICA

3º de secundaria MAESTRO, ¿DÓNDE VIVES? Jn 1,38
 

El adolescente recibe una formación integral que favorece el cultivo de su inquietud por el sacerdocio e inicia un proceso de discernimiento vocacional

El adolescente desarrolla la capacidad de atención, concentración y reflexión de acuerdo a su edad, y desarrollado los hábitos de lectura, aprendizaje y estudio como herramientas básicas para los estudios superiores. (NBFSM 101)
Concluyen satisfactoriamente sus estudios de Bachillerato en el Colegio Mante.

El adolescente adquiere conciencia de la dimensión apostólica y misionera de la vocación bautismal, madurado en el espíritu de servicio, y aprendido a perseverar en un compromiso apostólico convencido y entusiasta con alguna comunidad parroquia (Cfr. NBFSM 101)

  • Los tiempos de semana santa se pasan en casa, en su parroquia.
  • No tienen apostolado fijo sino algunas experiencias de catequesis, formación de monaguillos y participación en actividades de pastoral juvenil-vocacional
  • Conocer diferentes carismas y actividades pastorales de los movimientos y grupos parroquiales del decanato.

1º preparatoria VENGAN Y LO
VERAN  Jn 1,39
 

El adolescente inicia un proceso de autoconocimiento y aceptación de sí mismo en busca de alcanzar una personalidad equilibrada teniendo como modelo a Jesús, hombre en plenitud

3º preparatoria
SE QUEDARON CON EL AQUEL DIA

 Jn 1,39

El adolescente toma conciencia de su bautismo y de estar invitado a conocer y asimilar la vida cristiana

3º  Preparatoria
LO RECONOCIERON AL PARTIR EL PAN

 Lc 24, 31

El adolescente, consciente de su condición humana y cristiana, asume su realidad personal y opta por seguir a Cristo ya sea en la vida sacerdotal o la vida laical.


CURSO INTRODUCTORIO
Objetivo. Los jóvenes con inquietudes por la vocación al sacerdocio ministerial viven una intensa formación humana y espiritual, profundizan en su discernimiento vocacional y en una vivencia comunitaria adquieren una visión global sobre los objetivos y contenidos de toda la formación sacerdotal (Cfr. NBFSM 241).

Momento formativo

Meta

ORIENTACIÓN GENERAL DE LA DIMENSIÓN ACADÉMICA

ORIENTACIÓN GENERAL DE LA DIMEMSIÓN  PASTORAL

1er.  Trimestre LLAMADOS POR JESUS

Mt 4,18-19

El joven crece en el conocimiento, aceptación y valoración de sí mismo y de los demás, integrándose a una vivencia comunitaria.

Semana de inducción.
Curso de auto-comprensión y fe.

Asesoría de apostolado.
Objetivo claro y evaluable para el apostolado

2o. Trimestre
A LOS PIES DE JESUS
 
Lc 10,39

El joven tiene una experiencia cercana con Jesucristo que le motiva a identificarse con él y a imitarlo en su forma de vivir.

Historia de la Salvación
Curso de Cristología
Curso de Eclesiología
Catequesis

Compartir el kerigma con la comunidad de apostolado.
Organizar y realizar un retiro con la comunidad del apostolado.

3er. Trimestre SIGUIENDO A JESUS

Joven Rico
“Vende todo lo que tienes y luego ven y sígueme.”
Lc 10,21

El joven se inicia en el conocimiento y experiencia del perfil sacerdotal en vistas a profundizar su opción vocacional.

Documentos de la formación sacerdotal
Curso de Sacerdocio.
Introducción a la Filosofía.

Evaluaciones de apostolado.
Semana de conferencias del CI.
Retiro de la Opción.

FILOSOFÍA
Objetivo: El seminarista continúa la integración de su personalidad humana y cristiana iniciada en el curso introductorio, fortalece una conciencia crítica y dialogante frente a las diversas corrientes de pensamiento acerca de Dios, del hombre y del mundo y consolida su opción por el sacerdocio como estado de vida propio (Cfr. NBFSM 251).

Momento formativo

Meta

Justificaciones

ORIENTACIÓN GRAL DE LA DIMENSIÓN ACADÉMICA

ORIENTACIÓN GRAL DE LA DIMENSIÓN
PASTORAL

1er.  Año
MADUREZ HUMANA


LA COMUNIDAD   “Tengan un mismo amor, un mismo corazón, un mismo pensamiento." Flp. 2, 1-2 

El joven se conoce mejor y se acepta; integra su personalidad humana y adquiere valores en el servicio a la comunidad

Le es necesario reconocerse interiormente para aceptarse e integrarse de manera sana y equilibrada con la comunidad mayor, a la que llega  que le ayudará a continuar con su crecimiento y madurez humana

Afianzar un método propio de estudio, adquirir una sólida disciplina académica y desarrollar las habilidades intelectuales que le permitan un estudio eficaz. Adquirir y asimilar una amplia cultura filosófica que se expresará en la pasión por la verdad y en un pensamiento crítico capaz de analizar objetivamente la realidad, comprender y dialogar con diversos enfoques culturales y sistemas de pensamiento (Cfr. NBFSM 258)

Algunas materias del programa de estudios según el momento formativo:
Primero: Desarrollo infantil, de adolescentes y adultos
Antropología fundamental
Nivel 1 de taller desarrollo humano (proceso de cambio)
Segundo: Pensamiento cristiano contemporáneo
Pedagogía y didáctica de la Religión

 

Madura su sentido de pertenencia activa a la Iglesia como discípulo misionero de Jesucristo, asumiendo el apostolado como opción vital y empeñándose para que su estilo de vida sea un testimonio evangelizador. Asimismo, desarrolla la responsabilidad, la creatividad y la generosidad apostólicas (Cfr. NBFSM 259)

Algunos criterios para elegir los espacios de apostolado según el momento formativo: Primero.
Ubicación e interacción con los procesos pedagógicos catequéticos que se viven en una comunidad parroquial
Segundo.
Inserción en la parroquia para compartir su experiencia cristiana en la enseñanza en la catequesis y con su testimonio de fe

2o. Año
MADUREZ CRISTIANA

EL PAN PARTIDO  “Perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en la fracción del pan y en las oraciones”. Hech 2,42

El joven se reconoce como hijo de Dios y madura en la fe formándose litúrgica y espiritualmente con la comunidad cristiana del seminario

La fe es una experiencia personal con Dios que crece y madura en la vivencia comunitaria

Momento formativo

Meta

Justificaciones

ORIENTACIÓN GRAL DE LA DIM. ACADÉMICA

ORIENTACIÓN GRAL DE LA DIM.
PASTORAL

3er. Año
CONCIENCIA CRITICA

EL AREOPAGO
“Estén siempre preparados para dar razón de au esperanza" 1 Pe 3,15 

El joven fortalece su capacidad de análisis de la realidad en la que se desarrolla desde la perspectiva de una filosofía cristiana

Es necesario madurar y aplicarse en una conciencia crítica de la realidad, para responder a las exigencias propias de su tiempo

Afianzar un método propio de estudio, adquirir una sólida disciplina académica y desarrollar las habilidades intelectuales que le permitan un estudio eficaz. Adquirir y asimilar una amplia cultura filosófica que se expresará en la pasión por la verdad y en un pensamiento crítico capaz de analizar objetivamente la realidad, comprender y dialogar con diversos enfoques culturales y sistemas de pensamiento. (Cfr. NBFSM 258)

Algunas materias del programa de estudios según el momento formativo:
Tercero: Ética
Filosofía del hombre
Filosofía de la cultura
Seminario de postmodernidad
Cuarto: Filosofía cristiana contemporánea
Magisterio latinoamericano
Pensamiento Bíblico

Obtienen el grado de Lic. en Filosofía del Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas

Madura su sentido de pertenencia activa a la Iglesia como discípulo misionero de Jesucristo, asumiendo el apostolado como opción vital y empeñándose para que su estilo de vida sea un testimonio evangelizador. Asimismo, desarrolla la responsabilidad, la creatividad y la generosidad apostólicas (Cfr. NBFSM 259)

Algunos criterios para elegir los espacios de apostolado según el momento formativo: Tercero.
Sensibilización en las necesidades y problemáticas sociales de las comunidades o grupos a los que atiende
Cuarto.
Descubrimiento -desde el Proyecto pastoral  de la parroquia- de la necesidad que tiene la gente de ser atendida adecuadamente por sus pastores

4o. Año    OPCION POR EL SACERDOCIO

PASOS, HUELLAS
“Y de inmediato dejaron sus redes y lo siguieron”. Mc1,17

El joven toma una decisión libre, consciente y responsable de continuar su formación sacerdotal

Es necesario clarificar y optar libremente para continuar su formación sacerdotal

 

 

TEOLOGÍA
Objetivo. Los seminaristas consolidan una opción fundamental que los lleva a configurarse con Cristo Buen Pastor, asumiendo sus criterios, actitudes y estilo de vida, haciéndose aptos para ejercer en la Iglesia el ministerio sacerdotal como hombres de comunión y pastores castos, pobres y obedientes capaces de entregar la vida por sus hermanos  (Cfr. NBFSM 260).

Momento formativo

META

Justificaciones

ORIENTACIÓN GRAL DE LA DIMENSIÓN ACADÉMICA

ORIENTACIÓN GRAL DE LA DIMENSIÓN PASTORAL

1er.  Año
YO LOS HE ELEGIDO

“Yo soy quien los ha elegido a ustedes, no ustedes a mí” (Jn 15,9)

Los teólogos consolidan su opción fundamental por el Sacerdocio para configurarse con Cristo Buen Pastor.

Han pasado 5 o más años de formación en el seminario. Después de discernir en las etapas anteriores, los seminaristas de teología ya pueden tener la claridad suficiente de la vocación específica a la que Dios los llama, y son capaces de consolidar una opción fundamental por el sacerdocio adquiriendo mayor nitidez con los elementos que se le ofrecen en los inicios de esta etapa de formación estrictamente sacerdotal-pastoral.

El seminarista teólogo da  razón de su fe, profundiza y asimila el mensaje revelado a través de una amplia cultura bíblica, teológica, espiritual y pastoral;  desarrolla una sólida capacidad de reflexión y análisis teológico fiel al Magisterio de la Iglesia y adquiere las habilidades que le permiten iluminar teológicamente la realidad de su vida personal y aplicar sus conocimientos al ejercicio del ministerio de la palabra, de la santificación y de la conducción del Pueblo de Dios (Cfr. NBFSM 269)

 

 

 

 

El seminarista teólogo se consolida en un amor maduro y profundo a Cristo y a la Iglesia, asumiendo ante todo la actitud de la obediencia de modo que, desde su realidad diocesana, se proyecta en la misión como dinámica de vida; desarrolla ampliamente la iniciativa, la creatividad y el celo pastoral vividos en comunión, teniendo la caridad pastoral como elemento unificador y dinamizador de la totalidad de su vida. Además, conoce la realidad pastoral de la diócesis y hace propios sus proyectos y líneas pastorales (Cfr. NBFSM 270)

Algunos espacios de apostolado en los primeros dos años:

Pastoral Parroquial con el plan diocesano de pastoral (urbana y rural)
Pastoral Social: (Pastoral penitenciaria, Asilos, Hospitales, 
Migrantes, etc.)
Catequesis y evangelización (catequesis, equipos de Kerigma, medios de comunicación, etc.)

 

2º  Año
IMITATORES MEI

SAN PABLO
“Sean imitadores míos como yo lo soy de Cristo” (1Cor 11,1)
“Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo” (Flp 2,5)

Los teólogos, en escucha y disponibilidad a la Palabra de Dios, asumen los criterios, actitudes y estilo de vida de Jesús.

Hecha la opción por el sacerdocio, el seminarista que se quiere configurar con Cristo Buen Pastor, debe ir apropiándose los criterios, prioridades, sentimientos y estilo de vida  de Jesús revelado en los evangelios.

Momento formativo

META

Justificaciones

ORIENTACIÓN GRAL DE LA DIM. ACADÉMICA

ORIENTACIÓN GRAL DE LA DIM. PASTORAL

3er. Año
CONFIGURADOS CON CRISTO SACERDOTE
JESUCRISTO SACERDOTE
“Jesús…sumo sacerdote". Heb 5, 7-10

Los teólogos conocedores de la realidad y desafíos pastorales viven los consejos evangélicos –pobreza, castidad y obediencia- como signos auténticos de la presencia del Reino.

Ante los desafíos de una realidad consumista, pansexualista y carente de autoridad, los consejos evangélicos de pobreza (libertad ante los bienes materiales), castidad (donación de sí por el amor), y la obediencia (a la voluntad de Dios) asumidos por el teólogo en libertad y responsabilidad, lo constituyen como testigo en el mundo de los valores del Reino y servidor de la comunidad.

El seminarista teólogo da  razón de su fe, profundiza y asimila el mensaje revelado a través de una amplia cultura bíblica, teológica, espiritual y pastoral;  desarrolla una sólida capacidad de reflexión y análisis teológico fiel al Magisterio de la Iglesia y adquiere las habilidades que le permiten iluminar teológicamente la realidad de su vida personal y aplicar sus conocimientos al ejercicio del ministerio de la palabra, de la santificación y de la conducción del Pueblo de Dios (Cfr. NBFSM 269)

El seminarista teólogo se consolida en un amor maduro y profundo a Cristo y a la Iglesia, asumiendo ante todo la actitud de la obediencia de modo que, desde su realidad diocesana, se proyecta en la misión como dinámica de vida; desarrolla ampliamente la iniciativa, la creatividad y el celo pastoral vividos en comunión, teniendo la caridad pastoral como elemento unificador y dinamizador de la totalidad de su vida. Además, conoce la realidad pastoral de la diócesis y hace propios sus proyectos y líneas pastorales (Cfr. NBFSM 270)

Algunos espacios de apostolado en los últimos  dos años:

Pastoral Litúrgica (formación coros, movimientos de espiritualidad, etc.)
Pastoral Sectorial (niños, jóvenes-vocacional, empresarios, pescadores, educativa, etc.)
Pastoral de Agentes (laicos, religiosas)
Ejercicio de los ministerios laicales en la casa de formación.

4º  Año
PASTORES AL ESTILO DE JESÚS

“Yo soy el Buen Pastor” Jn 10,11

 

Los teólogos adquieren una profunda experiencia de Dios y actitud misionera; son hombres de comunión eclesial e idóneos para ejercer el ministerio sacerdotal.

Para ser pastores según el corazón de Dios, es necesario que los teólogos tengan una profunda experiencia de relación con Él, y animados por la espiritualidad de comunión se consoliden como pastores discípulos-misioneros, en la Iglesia y para el mundo.

 

Seminario mayor en Tampico

Tampico 1001, Col. Guadalupe

89120 Tampico, Tams.

Tel.(833) 213.09.56

aviso de privacidad